Árboles nativos demuestran mejor desempeño en suelos poco fértiles

http://laestrella.com.pa/vida-de-hoy/planeta/arboles-nativos-demuestran-mejor-desempeno-suelos-poco-fertiles/24022029

Actualmente, la superficie de Centroamérica cultivada con teca se estima en casi 133,000 hectáreas, de las cuales 55,000 están sembradas en Panamá.

El amarillo, el roble, el espavé, el cedro espino y hasta el amenazado cocobolo han demostrado tener mejor desarrollo en los suelos poco fértiles y ácidos tropicales de Panamá, que la teca, a pesar de que es una de las especies maderables preferidas en los planes de reforestación en este país, revela un ensayo realizado por científicos y colaboradores del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales y la Autoridad del Canal de Panamá.

El estudio, desarrollado en áreas canaleras y para el que , se emplearon ocho años, establece que ‘las especies de árboles nativos se desempeñaron muy bien y que son preferibles a la teca bajo las condiciones existentes en suelos ácidos’.

Al contrario de la idea preestablecida, la teca ( Tectona grandis ), considerada la especie más valiosa para la reforestación tropical, ‘a menudo se desempeña pobremente en suelos ácidos localizados en pendientes pronunciadas en los trópicos’, comentó Carolina Mayoral, becaria de post doctorado en el Smithsonian, en Panamá, y autora principal de la publicación citada.

Actualmente, la superficie de Centroamérica cultivada con teca se estima en casi 133,000 hectáreas, de las cuales 55,000 están sembradas en Panamá.

La teca representa el 76% de las plantaciones establecidas en Panamá entre 1992 y el 2000, según la FAO. También está entre las especies exóticas que se reforestan como parte de la Alianza por el Millón de Hectáreas.

EL ENSAYO

Los científicos iniciaron el experimento en 2008 sembrando cinco especies nativas de rápido crecimiento: Anacardium excelsum (espavé), Dalbergia retusa (cocobolo), Pachira quinata (cedro espino), Tabebuia rosea (roble) y Terminalia amazonia (amarillo), en parcelas de una sola especie, y mezcladas entre ellas y con otras especies asociadas como Erythrina fusca (bobo, palo santo, gallito), Glircidia sepium balo (balo), Inga punctata (guavita cansa-boca), Luehea speciose (guácimo blanco) y Ochroma pyrimidale (balsa).

Las mismas fueron sembradas en 21 opciones diferentes de usos de la tierra.

El experimento dio origen a más de 22,000 árboles nativos, a los cuales durante siete años se les midió anualmente la altura, el diámetro basal y la biomasa. El primer resultado fue que la mayor parte de los árboles sobrevivieron. ‘En promedio, alrededor del 95% de las plántulas que sembramos aún estaban allí, siete años después’, dijo Mayoral. Pero no todos se desarrollaron por igual ni tuvieron el mismo rendimiento. El amarillo superó a todas las demás especies en ensayos de desarrollo y crecimiento.

Después de siete años, los árboles de amarillo tenían más de nueve metros de altura y catorce centímetros de diámetro en la base, y tenían una biomasa de 47.1 toneladas por hectárea cuando se cultivaron en monocultivo, frente a 14.9 toneladas para el cocobolo; 14.2 toneladas, para el espavé; 4.4 toneladas, para el cedro y 3.6 toneladas, para el roble, también cultivadas en monocultivo.

‘Estamos contentos de ver que las especies nativas son una alternativa viable a la teca para la reforestación en estos suelos pobres’, expresó Jefferson Hall, científico del Smithsonian y director del proyecto Agua Salud, parte de una red mundial de 65 sitios de monitoreo forestal coordinados por el Smithsonian ForestGEO.

Hall señaló que el amarillo es una especie de árbol maderable que tiene una excelente calidad de madera y aunque no sea tan vistosa como la teca, puede ser pintada y es duradera.

‘(El amarillo) es espectacular. Crece increíblemente rápido, los troncos son rectos y la madera tiene un excelente valor. Además, acumula biomasa mucho más rápido que la teca en estos suelos’, sostuvo Mayoral.

Hall agregó que el cocobolo es quizás aún más hermosa que la teca, pero su alta demanda ha hecho que su precio se duplique hasta por más de $5,000 el metro cúbico, casi diez veces por encima del precio de mercado de la teca de la más alta calidad.

‘El mensaje de este experimento es que, si quieres reforestar para maximizar la cosecha de madera en suelos pobres y ácidos en la Cuenca del Canal de Panamá, cultiva (por ejemplo) amarillo’, puntualizó Mayoral.

El ensayo fue publicado en el Programa Smart Reforestation y luego por el Smithsonian

 

Árboles nativos de Panamá se destacan en suelos tropicales infértiles

El experimento del Smithsonian en la cuenca del Canal de Panamá compara monocultivos y mezclas.

La teca, la especie más valiosa para la reforestación tropical, a menudo se desempeña pobremente en los suelos ácidos localizados en pendientes pronunciadas en los trópicos. A medida que la población humana aumenta y la tierra se convierte en un recurso escaso, se vuelve primordial el equilibrar las compensaciones entre la reforestación, la conservación, la disponibilidad de agua y el almacenamiento de carbono.

En una reciente publicación del Programa Smart Reforestation (reforestación inteligente), científicos y colaboradores del Smithsonian, incluyendo a la Autoridad del Canal de Panamá, confirman que en ensayos de campo las especies de árboles nativos se desempeñaron muy bien y que son preferibles a la teca bajo las condiciones existentes en suelos ácidos.

“El mensaje de este experimento es que, si quieres reforestar para maximizar la cosecha de madera en suelos pobres y ácidos en la Cuenca del Canal de Panamá, cultiva Amarillo: Terminalia amazonia”, comentó Carolina Mayoral, becaria de post doctorado en el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI) en Panamá y autora principal de la publicación citada. “Es espectacular. Crece increíblemente rápido, los troncos son rectos y la madera tiene un excelente valor. Además, acumula biomasa mucho más rápido que la teca en estos suelos.”

En el 2008, los científicos sembraron cinco especies nativas, Anacardium excelsum, Dalbergia retusa, Pachira quinata, Tabebuia rosea y T. amazonia, en parcelas de una sola especie y también en mezclas entre ellas y con especies asociadas. En total, probaron 21 opciones diferentes de uso de la tierra. Durante los siguientes siete años, midieron anualmente la altura y el diámetro basal de más de 22,000 árboles y calcularon la biomasa de los árboles en cada uno de los tratamientos.

Las especies asociadas, Erythrina fusca, Glircidia sepium, Inga punctata, Luehea speciose y Ochroma pyrimidale, fueron elegidas porque aportan nutrientes, proporcionan sombra o de otra forma mejoran el crecimiento en combinación con especies maderables. Al cultivar una especie de maderera de rápido crecimiento con una especie que proporciona nitrógeno que capta del aire (una especie fijadora de nitrógeno), por ejemplo, este efecto natural de fertilización puede dar lugar a un mayor crecimiento.

“El primer resultado importante de este experimento fue que los árboles sobrevivieron: en promedio, alrededor del 95 por ciento de las plántulas que sembramos aún estaban allí siete años después”, comentó Mayoral.

El Amarillo superó a todas las otras especies en ensayos de crecimiento. Después de sólo siete años, los árboles de Amarillo tenían más de 9 metros de altura y 14 centímetros de diámetro en la base y tenían una biomasa de 47.1 toneladas por hectárea cuando se cultivaron en monocultivo, frente a 14.9 toneladas para Dalbergia, 14.2 toneladas para Anacardium 4.4 toneladas para Pachira y 3.6 toneladas para Tabebuia (Roble) también cultivadas en monocultivo. Desde un punto de vista científico, fue interesante que la Dalbergia, que fija el nitrógeno, y la Pachira cultivadas juntas, les fue mucho mejor que cuando crecieron solas.

Actualmente la superficie de Centroamérica cultivada con teca, Tectona grandis, se estima en casi 133,000 hectáreas, de las cuales 55,000 están sembradas en Panamá. La teca representa el 76 por ciento de las plantaciones establecidas en Panamá entre 1992 y el 2000, según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). A esta especie no le va bien en suelos ácidos y estériles.

“Estamos muy contentos de ver que las especies nativas son una alternativa viable a la teca para la reforestación en estos suelos pobres”, comentó Jefferson Hall, científico de STRI y director del proyecto Agua Salud. “Lo desconocido sigue siendo la estructura de precios de estas maderas nativas”.

“El Amarillo tiene una excelente calidad de madera”, comentó Hall. “Puede que no sea tan vistosa como la teca, pero puede ser pintada y es duradera. El Cocobolo [D. retusa] es quizás aún más hermosa que la teca y se utiliza tradicionalmente como madera decorativa y en esculturas de palo de rosa. Su alta demanda ha hecho que su precio se duplique, y hay reportes de que la Dalbergia puede ser vendida por más de $5,000 por metro cúbico, casi 10 veces el precio de mercado de la teca de la más alta calidad”.

El proyecto Agua Salud forma parte de una red mundial de 65 sitios de monitoreo forestal coordinados por el Smithsonian ForestGEO. Los colaboradores del proyecto incluyen a la Autoridad del Canal de Panamá y al Ministerio de Ambiente de Panamá (MiAmbiente).

El Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales, en ciudad de Panamá, Panamá, es una unidad de la Institución Smithsonian. El Instituto promueve la comprensión de la biodiversidad tropical y su importancia para el bienestar de la humanidad, y capacita estudiantes para llevar a cabo investigaciones en los trópicos. El Instituto también fomenta la conservación mediante la concienciación pública sobre la belleza e importancia de los ecosistemas tropicales.

Versión final del Proyecto 469 aprobado en tercer debate- Incentivos a la Reforestación

Puedes descargar aquí el: PROYECTO 469 VERSIÓN FINAL APROBADO EN TERCER DEBATE – Incentivos a la Reforestación

APRUEBAN INCENTIVOS FISCALES POR UN MILLÓN DE HECTÁREAS REFORESTADAS

 

A unos meses de finalizar una serie de prerrogativas para las actividades forestales, el pleno legislativo aprobó, en tercer debate, extender ese programa de incentivos fiscales, a fin de cumplir los objetivos de la Alianza por el Millón de Hectáreas Reforestadas y los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030.

Se trata del Proyecto de Ley 469, que crea un programa de incentivos para la cobertura forestal y la conservación de los bosques naturales.

El programa de incentivos forestales beneficiará las siguientes actividades: conservación de bosques naturales, regeneración natural asistida, restauración de bosques naturales, sistemas agroforestales, manejo forestal sostenible de bosques naturales, plantaciones forestales comerciales, procesamiento de productos forestales maderables y no maderables, viveros, investigación, desarrollo e innovación forestal.

Los incentivos se refieren a la exoneración del impuesto sobre la renta, del impuesto de inmuebles, del impuesto de transferencia de bienes inmuebles, del impuesto de introducción y el financiamiento directo no reembolsable.

Esta propuesta, contenida en el Proyecto de Ley 469, promulga por la mejor relación del hombre con el medio ambiente considerando que, según el Banco Mundial, una quinta parte de la población mundial, unos mil 300 millones, dependen de los bosques para obtener empleo, productos forestales, medio de subsistencia e ingresos.

De acuerdo con la exposición del diputado Luis Barría, quien ejerció en el periodo pasado la presidencia de la Comisión de Ambiente, dicha normativa amplia la protección legal de las empresas, personas, comunidades, cooperativas y asociaciones de campesinos que desarrollan actividades forestales.

El diputado Barría dijo que al final del año vencen los incentivos a todas las industrias, enmarcados en las leyes de reforestación y de incentivos fiscales, con relación a ciertos aspectos como la importación de maquinarias, capacitaciones y deducciones de impuestos.

La sociedad civil y el sector privado lanzaron la iniciativa Alianza por el Millón de Hectáreas Reforestadas, la cual tiene como objetivo principal recuperar y conservar un millón de hectáreas de tierras degradadas en Panamá.

http://www.asamblea.gob.pa/aprueban-incentivos-fiscales-por-un-millon-de-hectareas-reforestadas

 

Varela firma acuerdo que fija el Día Nacional de Reforestación

A partir de ahora, el Día Nacional de Reforestación quedó establecido para celebrarse el cuarto sábado de junio de cada año, tal y como se venía celebrando en los años anteriores.

La fecha quedó fijada luego de que este fin de semana, el presidente de la República, Juan Carlos Varela, firmó un acuerdo para establecerla de manera oficial.

La actividad de reforestación forma parte del proyecto público-privado Alianza por el Millón, que tiene como objetivo reforestar un millón de hectáreas en veinte años, para rescatar las zonas verdes y preservar el medio ambiente.

‘Este proyecto de reforestación es parte de los compromisos de mitigación del cambio climático que presentó Panamá a la Organización de las Naciones Unidas, y que es parte de las iniciativas presentadas en el COP 21 en la Conferencia Climática de París’, sostuvo el gobernante, a través de un comunicado de la Secretaría de Comunicación del Estado.

Varela recordó que dicha iniciativa es parte integral de la Estrategia Nacional de Cambio Climático, que ya fue aprobada, y que se lleva en conjunto con el Plan Nacional de Rescate del Agro, el Plan de Sanidad Básica y el Plan Nacional de Seguridad Hídrica 2015-2050, que mejorarán la calidad de vida en las futuras generaciones.

‘Cada árbol que plantamos hoy contribuye también a la meta global que, como humanidad, hemos trazado en el Bonn Challenge de restaurar 150 millones de hectáreas de bosques y suelos degradados a nivel global para el 2020′, destacó el presidente panameño.

Mediante la siembra de árboles y la recuperación de las zonas , añadió el ministro encargado de Ambiente, Emilio Sempris, se podrá asegurar un futuro mejor a cada uno de los residentes del país.

Según el informe oficial del Gobierno Nacional, durante la tercera actividad de reforestación masiva, realizada el pasado sábado, se sembraron más de 70 mil plantones de árboles en cien hectáreas, en unos 26 puntos de las diez provincias y las tres comarcas del país, tales como fincas, escuelas y áreas degradadas con fines de recuperación.

Se contó con la participación de más de veinte mil voluntarios y delegaciones institucionales, organizaciones no gubernamentales, miembros del sector privado y gestores por la Alianza por el Millón de Hectáreas Reforestadas, quienes se han sumado a este compromiso del país por la reforestación.

La Alianza por el Millón fue pactada en 2014, pero no fue hasta el año siguiente cuando comenzó con la primera jornada de reforestación masiva a nivel nacional, según ha recordado la ingeniera forestal del Ministerio de Ambiente, Dalia Vargas.

Previo a la jornada de reforestación, Vargas recordó que el proyecto tiene como principal el tema de cuencas hidrográficas e involucra cuatro componentes: restauración de tierras (utilizadas en la ganadería); reforestación comercial (producción de madera) y conservación de bosques naturales y de galería (a orillas de ríos y quebradas).

EL PROYECTO

La meta de la Alianza por el Millón y los resultados de este año del Día Nacional de Reforestación

La meta de la Alianza por el Millón es reforestar un millón de hectáreas en veinte años en todo el país.

Panamá tiene cerca de 7.5 millones de hectáreas.

Con los resultados obtenidos durante el Día Nacional de Reforestación (100 hectáreas), este año 2017 se han reforestado 10,100 mil hectáreas.

Guayacán, roble, cedro, cocobolo, pino, corotú, guachapalí, café, cacao y guaba son algunas de las especies que se plantaron durante la jornada.

http://laestrella.com.pa/vida-de-hoy/planeta/varela-firma-acuerdo-fija-nacional-reforestacion/24009642

 

 

Aprobacion de Proyecto de Ley N°469 Incentivos a la Reforestación

Proyecto de Ley Que establece un programa de Incentivos para recuperar la cobertura forestal y promover la conservación de los bosques naturales del País.

Puedes descargarlo aquí:http://anarap.com/wp-content/uploads/2017/06/Proyecto-de-Incentivos-Forestales-aprobado-en-1er-debate.pdf

Mecanismos de financiamiento para plantaciones forestales en Panamá (infografía)

Mecanismos de financiamiento para plantaciones forestales

Los planes de reforestación y fertilización de la tierra que se desarrollen en Panamá recibirán apoyo y financiamiento, tanto de entidades públicas, como privadas. Algunos mecanismos de financiamiento para plantaciones forestales son las siguientes: Leer más

Impacto social y financiero del crecimiento regulado del sector forestal en Panamá

El sector forestal en Panamá vive un proceso de destrucción paulatina de los recursos naturales producto de la extracción ilegal de árboles que impactan directamente sobre la economía del país y  afecta a las futuras generaciones de la sociedad panameña, no sólo desde el punto de vista ambiental, sino además energético y económico. Leer más

Alianza por el millón: La importancia de la reforestación en Panamá más allá del CO2

En Anarap sabemos que el mundo necesita más verde y menos gris. Por eso, hemos generado vínculos con diversas organizaciones y particulares con el fin de desarrollar distintas labores que buscan asegurar el futuro de las generaciones con proyectos de desarrollo sustentable que trabajen en pro de la reforestación responsable de los bosques panameños y el uso correcto de los sembradíos. Es por esto que nace la Alianza por el Millón. Leer más

Se acerca el III Gran Día Nacional de Reforestación en Panamá

Panamá, 10 de mayo de 2017. El Gobierno Nacional y los principales gestores de la Alianza por un Millón de Hectáreas Reforestadas- que busca frenar el acelerado ritmo de degradación que sufre el patrimonio natural de Panamá, reforestando 1 millón de hectáreas en 20 años- realizarán el próximo sábado 24 de junio el “III Gran Día Nacional de Reforestación”. Leer más