Reforestación genera nuevas fuentes de empleos

Reforestación genera nuevas fuentes de empleos

02 | 05 | 2000 Por REDACCION Panama América

La reforestación se ha convertido en una fuente generadora de empleos permanentes y eventuales debido a que es una actividad en la que el 80 por ciento de los costos se dedican a la contratación de mano de obra rural, manifestó el presidente de la Asociación Nacional de Reforestadores y Afines de Panamá (ANARAP), Luis Carles.

Carles, presidente reelecto de la ANARAP para el período 2000-2001, dijo que ésta representa unos 3 mil 500 empleos permanentes y eventuales en las áreas rurales entre los meses de mayo y agosto cuando se registra mayor actividad, además de ocupar gran cantidad de mujeres en las labores de preparación de los materiales y los viveros para cultivar los plantones.

Según Carles, en 1999 se reforestaron unas 5 mil 500 hectáreas, con una inversión estimada de 7 millones de balboas, que en su gran mayoría se inyectó en las áreas rurales del país.

Con la aprobación en 1992 de la Ley de Incentivos a la Reforestación, la superficie cultivada en Panamá se incrementó de once a más de 34 mil hectáreas, hasta finales del año pasado, con un valor proyectado de unos 2 mil millones de balboas, cifra significativa ya que Panamá no tiene tradición forestal, destaca Carles.

El incentivo de esta legislación, que promueve la reforestación, permitirá que unas 120 mil personas tengan acceso a esta actividad comercial y que, en el futuro, todos unidos puedan tener un peso específico igual o mayor a las empresas reforestadoras, reafirmó.

En ese sentido, precisó Carles, la ANARAP apoya el desarrollo y la reglamentación de esta norma, a la vez que exhorta al gobierno y a las entidades vinculadas al desarrollo directo de la ley para que la pongan en ejecución lo antes posible.

Agregó que actividades como la limpieza del terreno, el hilado, marcado, hollado, abonos de la tierra, siembra, limpieza y el mantenimiento de la plantas, son labores que tienen que hacerse manualmente, porque generalmente las actividades de reforestación se dan en áreas de pendientes, que no son las más accesibles para utilizar maquinarias.

De las 34 mil 618 hectáreas reforestadas hasta diciembre de 1998, 10 mil 241 hectáreas (29%) están dedicadas en la provincia de Veraguas; 8 mil 441 hectáreas (24%) en Panamá; 4 mil 777 hectáreas (14%) en Chiriquí; 3 mil 819 hectáreas (11%) en Coclé; 2 mil 839 hectáreas (8%) en Colón; mil 872 hectáreas (6%) en Darién; mil 253 hectáreas (4%) en Los Santos; 913 hectáreas (3%) en Herrera y 463 hectáreas (1%) en Bocas del Toro.

Igualmente, entre las especies utilizadas se destacan la teca con 19 mil 381 hectáreas (56%); el pino con 10 mil 282 hectáreas (30%); el cedro espino con mil 307 hectáreas (4%); caoba africana con mil 91 hectáreas (3); acacia magio con 872 hectáreas (2%) y otras especies mil 685 hectáreas (5%).
Carles resaltó la política forestal del gobierno -a través del director de la ANAM, Ricardo Anguizola, y el apoyo de la presidenta Mireya Moscoso, quien en su campaña política prometió que no cambiaría la ley forestal- que ha reiterado el respaldo al desarrollo de la reforestación en Panamá, para que en el 2010 unas 200 mil hectáreas sean reforestadas con fines comerciales.

Cifras estimadas de la red de vivero nacional, indican que en 1999 el sector privado produjo 6 millones de plantas, cantidad suficiente para reforestar unas 5 mil 400 hectáreas. De acuerdo a Carles, los resultados obtenidos en 1999 «son los más alentadores», sobre todo si se toman en cuenta las más de 27 mil hectáreas reforestadas de teca hasta la fecha tienen un valor potencial de cosecha a futuro de 2 mil millones de balboas. Esta cifra se sustenta en los precios actuales del mercado internacional y el buen mantenimiento que los dueños le den a sus plantaciones, y se proyecta que aumentará progresivamente a medida que la actividad cumpla con su ciclo de abarcar unas 200 mil hectáreas para el año 2010.

Tags
Share

Leave comment